Claves para desconectarte del trabajo después del burnout

Desarrollo PersonalClaves para desconectarte del trabajo después del burnout

Claves para desconectarte del trabajo después del burnout

Descubrí consejos para salir de «burnout» desconectarte del trabajo tomando decisiones que están en tus manos.

 

Según relevamientos nacionales e internacionales, en 2021 entre el 70% y el 80% de los trabajadores padece agotamiento o «burnout» a causa de su trabajo. Si bien no es un fenómeno nuevo, la pandemia acentuó esta sensación en las personas, acompañada de estrés, desmotivación y falta de energía, lo que después se traduce en una menor eficacia productiva. Para muchos, el teletrabajo y la ansiedad de no saber cuándo volver formalmente a la oficina siguen siendo un desafío.

 

En esta nota, te proponemos algunos consejos para tomar decisiones que sí están en tus manos y te ayudarán a desconectarte después de trabajar.

 

1. Convertí las tareas digitales en analógicas

 

En contra de los fanáticos de la tecnología, las tareas analógicas tranquilizan las mentes inquietas, refuerzan los límites y reducen las distracciones. En este sentido, la lectura de libros en papel en lugar de PDF y la escritura en un diario personal – por nombrar algunos ejemplos – ayudan a despegarse de las pantallas, entrenar la atención, reducir la ansiedad y mejorar el descanso.

 

2. Forzá tus propios momentos de desconexión

 

Hacerse un espacio para desconectarse del trabajo genuinamente requiere de voluntad y constancia. Para lograrlo, una buena práctica es elegir momentos del día que serán utilizados exclusivamente para tu bienestar y reservarlos sin falta para tu uso personal. Esto puede ser un momento específico de tu rutina o bien pequeños cortes durante tu jornada. Si te cuesta separar la agenda profesional es momento de hacer un cambio y poner límites.

 

Teniendo en cuenta que el trabajo remoto o la modalidad híbrida seguirá estando presente en muchas empresas, un buen ejercicio es trabajar desde diferentes lugares de vez en cuando. Un café, la casa de un amigo, un coworking pueden ser opciones alternativas para despegarte del living de tu casa.

 

 

3. No dejes de hacer lo que más te gusta

 

Como mencionamos antes, la administración del tiempo y de las prioridades son fundamentales para una buena salud mental. ¿Te gusta hacer deporte? ¿Mirar series? ¿Salir de compras? Reconectá con lo que te hace bien y no lo descuides si eso despeja tu cabeza después del trabajo. Muchas veces, las personas prefieren descansar después de un día intenso, son salir de sus casas, para luego volver a sentirse así al día siguiente. Esto refuerza la idea de estar haciendo siempre lo mismo y genera desmotivación.

 

4. Aprendé algo nuevo

 

Aprender un nuevo idioma, aprender a jugar al ajedrez, tomar clases de baile o de arte… La lista de nuevas aficiones que se pueden probar es interminable y es una forma segura de desconectarse del trabajo. Y quién sabe, quizá también traiga oportunidades para conocer gente nueva.

 

5. Está bien decir no

 

Crecer y adaptarse en el trabajo, usualmente, trae nuevas responsabilidades. Si bien este progreso agregará una línea nueva a tu currículum, el éxito de tu carrera no dependerá de cuantas tareas adicionales sumes. Entender cuándo delegar o cuándo decir puede ser incómodo al principio, pero ayudará a que te sientas mejor al final del día.

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Últimos posts

Tags

Comenta

Comentario

Escribe al menos un caracter para buscar

¡No te pierdas ningún contenido!

Dejanos tus datos para seguir aprendiendo sobre el ecosistema del emprendedor.