Cambiar el rumbo de la empresa: conocé la experiencia VinciU

EstrategiaCambiar el rumbo de la empresa: conocé la experiencia VinciU

Cambiar el rumbo de la empresa: conocé la experiencia VinciU

VinciU es una academia online de carreras tecnológicas para adolescentes. Pero esta edtech empezó un modelo de negocio completamente distinto ¿Qué pasó en el camino? Francisco Dominguez, uno de sus fundadores, comparte varios aprendizajes.

 

Muchas empresas tuvieron que cambiar su estrategia o “pivotar” a razón de la pandemia. VinciU es un ejemplo de ello. La empresa es una academia online para jóvenes que buscan desarrollar conocimientos en tecnología y tener más herramientas para salir al mercado laboral. Empezó primero como el Instituto Vinci (con enseñanza presencial) pero el contexto llevó a tener que repensar el modelo de negocio de la compañía.

 

En entrevista con Endeavor, uno de sus fundadores, Francisco Dominguez compartió el detrás de escena de este proceso.

 

Endeavor: ¿Cuándo te diste cuenta que era mejor cambiar el rumbo del negocio?

 

Francisco Dominguez: Dimos el paso natural de la enseñanza presencial a lo online con la llegada de la pandemia, en el 2020 con más de 300 alumnos inscritos en el Instituto Vinci, empezamos a dar clases por zoom y a aprender sobre esta modalidad. Claro que enseñar solo por zoom a adolescentes no es la manera más efectiva. La motivación de los estudiantes tiene que ser permanente, el contenido debe estar muy bien adaptado y perder una clase no debería ser un inconveniente

 

Para mejorar la experiencia, decidimos encarar una modalidad mixta con clases en videos pregrabados y acompañamiento online en vivo. Para eso creamos un MVP en una plataforma basada en wordpress, que marcó el inicio de VinciU como startup.

 

E: ¿Cómo llevaste adelante este proceso? ¿Cuánto tiempo y recursos te llevó?

 

FD: El proceso fue muy duro y desafiante, implicó tirar a la basura años de trabajo, asumir deudas y comenzar de cero. Financié parte del proyecto con notebooks que iba vendiendo del instituto y otra parte con aportes de mi familia. Por suerte, mi equipo me acompañó. Hicimos trabajos arduos de I+D y comenzamos a grabar los cursos en un estudio que construí con mis propias manos.

 

 

E: ¿Qué aprendizajes te llevaste de tu experiencia anterior al nuevo proyecto?

 

FD: Cuando emprendí el instituto en 2018, el plan era estar online y llegar a todos lados, abrimos el instituto a modo MVP con el fin de crear contenido e interactuar en persona con nuestros estudiantes y así recibir feedback inmediato e iterar sobre la marcha. Comenzamos experimentando una metodología “blended” donde cada alumno llegaba al instituto, prendía una computadora para ver tutoriales paso a paso y avanzar con los proyectos a su ritmo mientras el mentor del aula les ayudaba cuando se les presentaba algún inconveniente.  Pero el trabajo de crear contenido para Youtube y dar clases fue muy demandante así que decidimos continuar con un modelo tradicional.

 

Recién cuando comenzamos este pívot caí en cuenta del error enorme que habíamos cometido: dejar de digitalizar contenido nos desvió totalmente de la visión, con un modelo franquiciable y poco escalable. En cambio podríamos haber llegado preparados para aprovechar el impulso que se daba con este nuevo paradigma. Faltó pensar en la visión y entender cómo íbamos a lograr lo que buscábamos.  

 

E: ¿Podrías contar brevemente qué es VinciU y cuál es su propósito?

 

FD: VinciU es una academia online de carreras digitales para adolescentes, preparamos talento digital a temprana edad para que tengan las oportunidades laborales y formativas dentro de la industria tech. 

 

E: ¿Cuál es el gran diferencial de la compañía frente a otras plataformas que ofrecen capacitación online?

 

FD: Nosotros estamos innovando en la re-segmentación de mercado del “workforce development” o preparación para el mundo laboral, que generalmente está dirigido a mayores de 18 años. Hemos adaptado el contenido de las carreras y las metodologías a nuestro mercado objetivo. Contamos con una curva de aprendizaje adecuada y hacemos muchos proyectos en el proceso. Además, Cristian y Franco (mis socios), desarrollaron una plataforma desde cero, hiper gamificada con sistemas de puntos, monedas, medallas y certificados como recompensas inmediatas que se entregan por distintas acciones y logros que obtienen los estudiantes. Es una experiencia única en la que los estudiantes aprenden mientras se divierten y hacen amigos.

 

Algunos padres dicen que somos como la escuela técnica o el instituto de inglés, pero de tecnología. Algo que deben transitar para que se le abran más puertas en el futuro. 

 

 

E: ¿Hacia dónde quieren ir con el emprendimiento? ¿Qué grandes metas tienen por delante?

 

FD. Tenemos una meta muy ambiciosa: queremos que VinciU sea un complemento educativo casi “obligatorio” para el desarrollo de las nuevas generaciones y con esto impulsar la región, desde las bases, hacia el avance tecnológico y a la mejora de nuestras economías.

 

E: Por último, ¿tenés alguna otra recomendación adicional para compartir?

 

FD: Emprender es duro, pero pivotar es peor porque quiere decir que algo no salió como lo esperabas. Para superar la adversidad, hay que tener un equilibrio mental sobresaliente.  En mi caso, me ayudó mucho rodearme de gente buena, con buenas intenciones que te sumen en lo humano, no necesariamente tienen que saber de emprendimiento y darte consejos, tienen que llenarte el alma. Mi familia, mi novia y amigos de la escuela y del club siempre estuvieron ahí.

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Últimos posts

Tags

Comenta

Comentario

Escribe al menos un caracter para buscar

¡No te pierdas ningún contenido!

Dejanos tus datos para seguir aprendiendo sobre el ecosistema del emprendedor.